terapiaracional.com

Feliz y aliviado en meses no en años

Inseguridad

Inseguridad emocional

La inseguridad es una sensación de malestar general o nerviosismo que puede ser desencadenada por la percepción de no ser amado, ser inadecuado o sentirse sin valor (ya sea en una forma racional o irracional).

A una persona que es insegura, le falta confianza en su propio valor y capacidad, carece de seguridad en sí misma u otras personas, o tiene temor de que una situación positiva actual, sea solo temporal y termine pronto y les cause un perjuicio o angustia por “terminar mal” en el futuro.

Esto no debe confundirse con la humildad, lo que implica el reconocimiento de deficiencias de uno, pero aun así todavía se mantiene una buena dosis de confianza en sí mismo.

La inseguridad no es una evaluación objetiva de la propia habilidad, sino una interpretación emotiva, de esta manera dos personas con las mismas capacidades pueden tener diferentes niveles completamente diferentes de inseguridad.

La inseguridad puede causar timidez, paranoia y aislamiento social, o bien puede alentar conductas compensatorias tales como la arrogancia, la agresión o la intimidación. Un principio consagrado en la frase “todos los matones son cobardes”.

Muchas personas sufren un período de inseguridad durante la pubertad, lo que da lugar a muchas de las conductas estereotipadas de los adolescentes.

También, a veces las personas que tienen, lo que generalmente se llama, “un carácter fuerte”, en realidad sufren de inseguridad emocional. Ellos subconscientemente pueden mostrar exteriormente un carácter fuerte para ocultar sentimientos interiores personales de inseguridad.

La inseguridad tiene muchos efectos en la vida de una persona. Hay varios niveles de la misma. Casi siempre causa cierto grado de aislamiento ya que una persona insegura generalmente se retira de la gente hasta cierto punto.

Cuanto mayor es la inseguridad, mayor es el grado de aislamiento que resulta.

La inseguridad tiene a menudo sus raíces en la infancia de una persona. El dolor y la amargura que causa, crece en forma de capas y con frecuencia se vuelve una fuerza inmovilizadora que establece un factor limitante en la vida de la persona.

La inseguridad roba la felicidad poco a poco, el grado en que se encuentra inmerso en ella es igual al grado de poder que tiene en la vida de la persona.

Como la inseguridad puede ser muy molesta y la psique de la persona se siente la amenazada, a menudo puede ir acompañado de una personalidad controladora o evitadora como mecanismos de defensa psicológicos.

La inseguridad puede ser superada. Se necesita ayuda del psicólogo, tiempo, paciencia y una comprensión gradual de que el valor propio es puramente una cuestión de perspectiva (o la opinión subjetiva de uno mismo), por lo que si bien puede ser cierto que la inseguridad puede derivarse de problemas relacionados a la realidad objetiva, esto no es una necesidad, sino más bien una tendencia.

Teniendo en cuenta que la inseguridad es contraproducente y no tiene ningún beneficio en comparación con confianza en sí mismo, se deduce que este último es preferible

No lo deje para después, su padecimiento tiene solución si se atiende.

¡Llame ahora! (735) 35 45 223

Share on Twitter
Share on MyspaceShare via email